HISTORIA DE ROMA

HISTORIA DE ROMA PASO A PASO - IDEAL PARA INICIARSE EN LA APASIONANTE HISTORIA ANTIGUA

Historia de Grecia y Roma Vida de Griegos Romanos Guerras Batallas y Decadencia




LOS DIOSES MAGNOS: Los dioses magnos, objeto del culto público, representaban fenómenos naturales o ideas abstractas.
Estos eran Júpiter dios del cielo y de la tempestad; Juno, diosa de la luz y del matrimonio; Minerva, la inteligencia; Vesta, el fuego sagrado; Marie, la guerra; Neptuno, el mar; Vulcano, el trabajo de los metales; Jano; la labranza; Saturno, las siembras; Ceres, las cosechas; Líber, la viña; Venus, los jardines; Diana, la caza; Mercurio, el comercio, y Orco, la muerte.

A esta lista deben añadirse los genios, divinidades protectoras de los hombres y de las cosas. Los más conocidos eran los genios del campo: faunos, silvanos, ninfas y camenas. Estas últimas eran las que explicaban los ruidos de la naturaleza, confundiéndose con las musas de los griegos.

Además, existía el culto de los héroes tales como Quirino y Hércules; y por último, el culto de las virtudes y de las fuerzas morales divinizadas: la Paz, la Victoria, la Buena fe, la Piedad y la Fortuna.
Roma estaba bajo la protección particular de una trinidad compuesta de Júpiter, Juno y Minerva, cuyo templo común era la cima del Capitolino.

DIOSES FAMILIARES: Los romanos tenían, además de los dioses magnos, una infinidad de dioses familiares que no conocieron los otros pueblos antiguos.
Las edades del hombre, los actos de la vida, las diferentes partes de la casa, los ganados, las cosechas, todo estaba protegido por un genio particular que tenía derecho a un culto.

Diéspiter daba la vida al niño; Fata era la diosa de su dicha; Educa y Potina lo enseñaban a comer y a beber; Iterduca y Domiduca, a ir y venir fuera de la casa; Farino le destrababa la lengua y Mens despertaba su inteligencia. Existían dioses del matrimonio, de los negocios, de la política y de la muerte. También había dioses de la agricultura Proserpina, que hacía germinar Las plantas: Flora, la flor de las mieses; Rubigo, el añublo del trigo; Pomona, diosa de los verjeles, y Palas y Bubona, diosas del ganado lanar y vacuno.

El viajero veneraba los dioses de las cuestas y de las hondonadas, y al entrar en su casa, adoraba al dios umbral, al dios puerta, al dios bóveda y aun al dios gozne. Había ciento sesenta deidades de esta laya en la colección de las invocaciones, antiguo libro de los pontífices. Todas tenían un nombre, una fórmula de invocación y sacrificios particulares.




 

LA HISTORIA Y SUS PROTAGONISTAS: GRECIA, ROMA Y LA EDAD MEDIA
"La Educación Nos Hará Libre"
Si Reproduce Esta Información Respete Las Fuentes Que Fueron Consultadas
La Historia No Será Responsable del Uso Indebido que Hagan Los Usuario
del Contendido De Esta Página

(ver Condiciones Generales de Uso)

Resolución Ideal de Pantalla 1024 x 768 pixels